NO, #EUSKADI NO ES UN PAÍS

Estamos deseando tirarnos piedras a la cabeza. Es la naturaleza del español más autóctono e histórico. Por eso, no entraré en si el Presidente ha querido o no hacerle un guiño a quienes va a necesitar dentro de poco a la vista de unas elecciones que no se le vienen encima sino que se le caen encima.


A lo único que me voy a referir es a la equiparación que ese mismo Presidente ha manifestado en su speech, recordando lo q fue el “espíritu” de Ermua, como si éste hubiera entrado en las cabezas de los asesinos y les hubiera cambiado el chip de terroristas por pacifistas. Otegi es un hombre de paz, recuerden.


El decir que: “Hoy, España y Euskadi son países libres” tira por el retrete el acto, delante de todos -y ahora sí- de todas las personas allí presentes.


No, no se puede poner a la misma altura España y sus regiones, porque sus regiones son lo que son por España y no al contrario. Si el joven de 25 años, hijo de albañil, asesinado con dos tiros: uno en el cuello -no directamente en la nuca- y otro en el oscipital, hubiera dicho eso que ha manifestado el Presidente cuando era Concejal, hoy no estaría muerto. Simplemente, pq ese era (y es) el fin de una banda de terroristas. Una banda q vio el paso y asalto a las instituciones una estrategia (gramsciana) mucho más potente q “la lucha armada” frente a un enemigo q no era otro que su propia gente. Pretendían levantar una Republica marxista-socialista, pero bajo el yugo de la polvora, las balas y el terror. La felicidad se conseguiría por las buenas “o por las malas” como le espetó Stalin a Nikolái Ivánovich, su hombre de confianza.


Una pena que el Rey perdiera una oportunidad. Una oportunidad para corregir el exabrupto del Presidente. Una oportunidad para decir que la Comunidad Autónoma vasca es parte de un todo y que ese todo es lo que hace que esa parte sea lo q hoy es. Oportunidad para enseñarle q el famoso art. 2 de la CE antes q decir “nacionalidades” -eufemismo- para no decir naciones, dice: unidad, indisolubilidad y nación española. Y q él representa esa unidad.


Espero que en esa Ley de Memoria “Democrática” al igual que se remarcará que Fraga fue un franquista -que lo fue-, se añada que el terrorismo no dejó las armas por ningún espíritu de paz, sino porque constataron que mediante la colonización de las instituciones del Estado su relato tendría más peso y difusión. La bofetada q el proyecto catalán le ha dado en los hocicos a un terrorismo aneuronal, sí que deben estudiarlo en las todavía existentes “herrikotabernas”.


Jamás pensaron “los irredentores” del terrorismo darle al mismo botón q aprieta el gobierno de la nación. Pero de nuevo hay que recordar que estamos en trámite de “Memoria”: es un gesto de paz pq lo bueno es estar juntos aunque sea con quienes conocían dónde estaban las bombas y miraban para otro lado.


No. Euskadi no es un país, como no lo es Andalucía. Sin embargo, ellos siguen siendo unos asesinos. Y eso sí q está en la memoria de todos.



22 visualizaciones0 comentarios